Apuntes de un informático en terreno humanista Just another CulturePlex Blogs Network site

28Feb/111

Esclavos de la Cultura

Hemos debatido mucho en las últimas semanas acerca del concepto de arte. ¿Qué es y qué no? ¿Qué consideramos mainstream y qué es "indie"? ¿Quién establece las reglas? Podríamos tratar de medir a través lo que es capaz de impresionar, excitar, motivar o sorprender a un individuo dado. Esto debería ser algo propio de dicho individuo, algo que está asociado a sus propios sentidos  y a su propia visión de lo que le rodea. La realidad, como todos sabemos, es muy distinta.

El mainstream no es algo que le gusta a todo el mundo, es algo a lo que nos han educado que nos guste. Lo que es atractivo, erótico o hermoso cada vez depende menos del gusto del propio individuo y se establece por un canon que decide por nosotros. Por eso, si un tipo esparce latas de pintura por el suelo lo más lógico sería pensar que está loco, que eso lo hace cualquiera, que no hay talento en eso. Pero de repente, alguien dice que eso quiere representar PONGA_SU_ESTUPIDEZ_FAVORITA_AQUI y que por lo tanto, la obra vale un gritón de dólares. ¿Y ahora qué? Pues ahora vale dinero y, por ende, es arte.

Un concepto interesante que apareció en el debate del curso del Humanista Digital fue el de la temporalidad. Algo es arte ahora, pero mañana no. O viceversa. De nuevo, es la propia cultura la que decide lo que es válido y lo que no en cada momento y, en una sociedad dominada por el mainstream, nos encontramos que un charco de pintura es más valioso que un poema indígena y ¿por qué? Por la localización. Porque lo que hace alguien en una selva perdida de Colombia no tiene el impacto que lo que hace alguien en su apartamento de Manhattan. Mainstream. Así nos va.

O así nos iba. Porque en el mundo actual, o más bien en el que se nos viene encima, ya no es tarea de unos escogidos establecer ese canon. O sí, sí lo es porque ellos siguen existiendo, pero ahora gracias a la tecnología, a las redes de contenido como Twitter y a la posibilidad de comentar y opinar lo que ocurre sobre la marcha cualquiera podrá decir... "¿Oigan están ustedes locos? ¡Que eso es un puto charco de pintura!", y claro, los habrá que se escandalicen y pongan el grito en el cielo y te llamen inculto, bárbaro y analfabeto. Pero del mismo modo, verás que muchos piensan como tú y son muchos, muchos más que los establecedores del canon. Y quizás por suerte, lo que es atractivo y bello no lo decida un subgrupo elitista nunca más, sino cada individuo en conexión con toda una comunidad global. Hay esperanza para que en el mundo digital que se nos viene encima, un simple Hashtag pueda cambiarlo todo.

Como nota final, dejo un video de Jacque Fresco, director del Proyecto Venus que, a mi forma de ver, tiene bastante que ver con todo esto. ¿Podrá la tecnología volver a hacer al hombre más humano? Lo veremos.

http://www.youtube.com/watch?v=3WcmwG29mGI

Comments (1) Trackbacks (1)
  1. Comparto mucho de lo que dices y creo que algo fundamental es la posibilidad actual de que el público opine directamente y en tiempo real sobre lo que es arte o no. Esa es una diferencia fundamental y de hecho la critica de arte está cada vez más en decadencia. Los artistas contemporáneos suelen jugar ser creadores, críticos y público de sus propios objetos, manipulando todo de manera traviesa. No olvidemos que la creatividad (del autor y del espectador) están siendo llevadas al limite con la tecnología digital, por lo tanto muchas de las reglas tradicionales que se violentan serán a su vez reformuladas en apenas minutos. Ya no hay reglas claras. El mercado del arte ya está dejando de estar en las galerías y en pujas de subastas o en la bolsa de valores. Yo insisto en desde hace rato solo las ideas valen; el truco está en saber a quien, dónde y cómo mostrarlas.


Leave a comment

Skip to toolbar