Apuntes de un informático en terreno humanista Just another CulturePlex Blogs Network site

25May/110

Computing in the Humanities (1981)

Éste es el título del libro de 1981 de Richard W. Bailey. Estoy tratando de conformar la introducción de mi tesis doctoral en Humanidades Digitales y vaya sorpresa me he llevado consultando este libro.

Tras leerlo me queda claro que lo único nuevo acerca de las Humanidades Digitales es el nombre. El autor hace una introducción y a continuación presenta papers de la Fifth International Conference on Computing in the Humanities en Ann Arbor, Michigan, Mayo de 1981.

Lo que me ha sorprendido enormemente es que dicho capítulo de introducción es exactamente lo mismo que publican los humanistas ahora, 20 años después, con la ausencia de una única palabra: Internet. El autor considera que las dos mayores razones para introducir el uso de ordenadores en las humanidades son las siguientes:

  • Reducir el trabajo tedioso y manual que echa para atrás a los investigadores a la hora de comenzar sus trabajos.
  • Establecer unos estándares de exactitud a un nivel mayor que puedan ser usados como referencia por la comunidad.

Otros motivos menores que el autor menciona son la conveniencia de uso, el ahorro de costes y las propuestas teóricas para entender mejor como los seres humanos actúan cuando procesan cierta información.

Como atractivo de esta rama, el autor destaca la interdisciplinaridad y la internacionalidad de las colaboraciones con otros investigadores, algo que sigue presente tras 20 años. El libro en sus siguientes capítulos trata temas estudiados actualmente en el campo como lenguajes de programación, aplicaciones en lingüística,  procesamiento de lenguaje natural, análisis de objetos culturales...

Finalmente, lo más frustrante de la introducción de Bailey son los trabajos futuros a realizar en este campo, ya que son exactamente los mismos a realizar actualmente:

  • Definir los límites de estudio de las Humanidades Digitales.
  • Llegar a un consenso sobre la dirección que los nuevos desarrollos deberían tomar.
  • Ampliar el trabajo en sistema amigables adaptados a las necesidades de investigación.
  • Incrementar la colaboración entre estudiantes (de humanidades) y especialistas en computación.

Siendo éstas las propuestas de futuro de Bailey en 1981... ¿qué se ha hecho en los últimos 20 años al respecto?

23Mar/111

Los nuevos profesores

No lo niego. Desde siempre me ha gustado enseñar. Siempre he querido estar vinculado al mundo académico, al universitario concretamente, para poder centrarme en lo que me gusta, la investigación y la enseñanza. La situación en España era complicada. Una universidad con un menor número de alumnos cada día, donde cada vez hacen falta menos profesores y, donde muchos de los que están, entraron hace muchos años cuando las leyes de acceso eran de chirigota. Lo peor, que la única solución es esperar que estiren la pata para que dejen sitio.

De repente, la oportunidad de seguir vinculado al mundo académico me llegó, pero acabé en el otro pico del mundo. ¿Me servirá de algo? ¿Algún día podré hacer lo que me gusta? No lo sé, y tampoco voy a extenderme más en esto porque para eso tengo mi blog personal. ¿Por qué lo menciono entonces? Trataré de explicarlo.

Hemos visto en las últimas sesiones del curso del Humanista Digital nuevos modelos para los creadores. Para los escritores, los cineastas, los músicos, los programadores..., todos tienen un manifiesto, un poco del país de la piruleta, que seguir.  Sin embargo, en las sesiones anteriores, y como ya he criticado en otro post por llevar las cosas hasta el absurdo, hemos hecho lecturas sobre la importancia del humanismo, de la existencia de los departamentos, universidades y profesores.

¿Un poco ironico verdad? Defendemos la cultura, el conocimiento y los creadores, pero sabemos que el día de mañana se puede prescindir de multitud de discográficas y editoriales. Sin embargo, al mismo tiempo, defendemos la formación superior y la investigación pero defendemos a capa y espada la necesidad de departamentos y universidades. ¿Y si somos nosotros mismos los que estamos anclados a un modelo arcaico? ¿Y si somos los que tenemos estas inquietudes y la universidad no nos deja sitio los que debemos buscar otras opciones?

Internet está catalogado como una fuente de conocimiento pero pocas veces he leído que alguien lo considere una fuente de enseñanza. Y lo es. No solo por las ya clásicas plataformas virtuales de formación, sino también por multitud de personas que de manera altruísta crean millones de vídeos gratuitos de formación en casi cualquier campo imaginable. Proyectos como la Khan Academy ponen los pelos de punta. Casi 48 millones de lecciones en vídeo y subiendo. Las propias universidades más vanguardistas, como el MIT, están subiendo sus lecciones públicas online. No sólo la formación. Es posible incluso ganarse la vida enseñando online. Una apuesta de este estilo es Code School, con cursos de programación a precios muy interesantes. Cambia programación por lo que sea que sabes y tienes una forma de llegar a los demás.

En cuanto a la investigación hay millones de herramientas colaborativas, foros y plataformas en las que interactuar con personas con las mismas inquietudes que tú. Como ejemplo de esto, y en mí caso específico, tienes GitHub. Una plataforma de "Social Coding" donde las ideas y proyectos que se te ocurran pueden ser publicados al mismo tiempo que un público global puede verlos, opinar, usarlos, mejorarlos... y tú los suyos. Para alguien interesado en la creación de herramientas ¿podría existir algo mejor?

Quizás desde nuestro debate en la universidad solo estamos mirando como el resto del mundo se queda obsoleto y debería cambiar, y no estamos mirando nuestro ombligo. Mi sueño era estar en la universidad enseñando e investigando pero quizás no pueda ser, puedo abandonar y hacer algo que no me convence o, por contra, estudiar las posibilidades que hay ahí fuera y hacer lo que me gusta desde una forma más ubicua, innovadora y libre. Parafraseando el ejemplo de David Bravo, quizás nací con el sueño de ser vendedor de barras de hielo en un mundo donde ya existe la nevera. Y ahora solo hay dos opciones, rendirse o luchar.

Filed under: Uncategorized 1 Comment
10Mar/115

Y por que no todo?

Para las actividades del curso del Humanista Digital en la UWO he tenido que leer Not for Profit de Martha Nussbaum. La obra de esta filósofa es una defensa del humanismo como necesidad para la democracia, de modo que se hace necesaria una inserción de estos estudios de una forma más activa en el sistema educativo. Muchas cosas podrían discutirse sobre las afirmaciones que se hacen en la obra desde diversos puntos y, pienso yo, que daría para escribir otro libro. Pero como mi intención es escribir un simple post trataré de no extenderme.

Me parece un fallo fundamental que la autora habla de la democracia o de los paises democráticos como un todo. Esta afirmación metería a Estados Unidos, Alemania, España o Islandia en el mismo saco, como si sus esquemas económicos, educativos y culturales fueran los mismos, cosa que no es cierta.

Considerando que la autora cuando se refiere a democracia está hablando de Estados Unidos, lo cual no sólo da para un libro discutiéndolo sino para mucho más, lo que defiende es que el sistema está tan enfocado a obtener beneficios, que el sistema educativo se ha corrompido para crear "piezas del engranaje" que sigan aumentando el beneficio y la productividad y se ha olvidado cultivar a la persona desde un plano más humano, el de las artes y las humanidades, evitando que piensen por si mismas.

Estoy completamente de acuerdo con la autora en el aspecto de que esas "piezas del engranaje", deben obtener una formación en otros campos del conocimiento para tener la capacidad de analizar el mundo que les rodea y tener un pensamiento crítico. Un médico o un ingeniero deberían también ser capaces de tener conocimientos en otros campos de la vida, por lo que la "reforma educativa" que la autora defiende para las escuelas tiene sentido, sin bien, el tono de "si no hacemos esto peligra la democracia" es un poco, o un mucho, catastrofista.

El problema viene en, y cito a la autora:

"These abilities are associated with the humanities and the arts: the ability of think critically; the ability of trascend local loyalties and to approach world problems as a "citizen of the world"; and finally, the ability to imagine sympathetically the predicament of another person".

¿Pero que sistema educativo crea ingenieros robóticos sin capacidad para pensar? Una cosa es defender las humanidades, pero esto a mi forma de ver es pasarse. Debe darse la opción al estudiante de formarse en parte con materias flexibles pero no se engañen, las piezas de engranaje no necesitamos saber sobre el Realismo Mágico o las Ficciones de Borges, por ejemplo, para ser capaces de tener una visión crítica con el mundo que nos rodea. La "democracia" no está en peligro.

De todas formas, aceptando las premisas introductorias de la autora, nos encontramos más adelante con su propuesta. La de crear global citizens o citizens of the world, y cito:

"Does global citizenship really require the humanities? It requires a lot of factual knowledge, and students might get his without a humanistic education - for example, from absorbing the facts in standardized textbooks such as those used by the BJP, only with correct rather than incorrect facts,  and by learning the basic techniques of economics. Responsible citizenship requires, however, a lot more: the ability to assess historical evidence, to use and think critically about economics principles, to asses accounts of social justice, to speak a foreign language, to appreciate the complexities of the major world religions"

Pues ustedes me perdonarán, pero todas las personas que conozco de mi rama tienen esas habilidades. O el sistema educativo que me ha tocado es una maravilla, cosa que dudo, o aquí se están tomando desde el principio unos axiomas más que discutibles. Me parece que los que siguen defendiendo que son los humanistas los que deciden qué es arte con su canon, y ahora, quién es un ciudadano responsable van por el camino incorrecto.

Pienso que es el humanista digital el rol que vence al propuesto por Nussbaum. Una persona formada en varias áreas capaz de desenvolverse por si misma y, no solo de pensar por sí, sino de construir, investigar e innovar con conocimiento de todas las áreas disponibles. Totalmente contrario a lo que se plantea en Non For Profit, creo que para ser ciudadano responsable no es necesaria ninguna formación especial en humanidades, ni tan siquiera en ciencias. Nussbaum defiende que el humanismo es necesario para que la democracia se mantenga. Yo pienso que una formación multidisciplinar y una presencia en el mundo real, y no solo en el, hablando mal y rápido, piensa que te piensa, es lo que necesita el humanismo para sobrevivir. El rol del humanista que es también un engranaje en el mundo real, y que Nussbaum no menciona, es el verdaderamente necesario.

Y es que por mucho que se quiera negar, hoy en día lo que no es útil está condenado a desaparecer. Me he quedado bastante frustado leyendo este libro, no por el libro en sí. Sino porque forma parte de un conjunto de lecturas que he hecho en los últimos meses que podrían etiquetarse de "humanistas" y que de lo único que tratan es de "la necesidad de las humanidades". No se lo tomen a mal, pero los libros de medicina no hablan de "la necesidad de la medicina", hablan de sintomas, enfermedades y como enfrentarlas. ¿Cuáles son los problemas que las humanidades tienen que solucionar? ¿Cuáles son las soluciones? Eso es lo interesante, pero "la salvación de la democracia" es, además de presuntuoso, una soberana memez.

Filed under: Uncategorized 5 Comments
28Feb/111

Esclavos de la Cultura

Hemos debatido mucho en las últimas semanas acerca del concepto de arte. ¿Qué es y qué no? ¿Qué consideramos mainstream y qué es "indie"? ¿Quién establece las reglas? Podríamos tratar de medir a través lo que es capaz de impresionar, excitar, motivar o sorprender a un individuo dado. Esto debería ser algo propio de dicho individuo, algo que está asociado a sus propios sentidos  y a su propia visión de lo que le rodea. La realidad, como todos sabemos, es muy distinta.

El mainstream no es algo que le gusta a todo el mundo, es algo a lo que nos han educado que nos guste. Lo que es atractivo, erótico o hermoso cada vez depende menos del gusto del propio individuo y se establece por un canon que decide por nosotros. Por eso, si un tipo esparce latas de pintura por el suelo lo más lógico sería pensar que está loco, que eso lo hace cualquiera, que no hay talento en eso. Pero de repente, alguien dice que eso quiere representar PONGA_SU_ESTUPIDEZ_FAVORITA_AQUI y que por lo tanto, la obra vale un gritón de dólares. ¿Y ahora qué? Pues ahora vale dinero y, por ende, es arte.

Un concepto interesante que apareció en el debate del curso del Humanista Digital fue el de la temporalidad. Algo es arte ahora, pero mañana no. O viceversa. De nuevo, es la propia cultura la que decide lo que es válido y lo que no en cada momento y, en una sociedad dominada por el mainstream, nos encontramos que un charco de pintura es más valioso que un poema indígena y ¿por qué? Por la localización. Porque lo que hace alguien en una selva perdida de Colombia no tiene el impacto que lo que hace alguien en su apartamento de Manhattan. Mainstream. Así nos va.

O así nos iba. Porque en el mundo actual, o más bien en el que se nos viene encima, ya no es tarea de unos escogidos establecer ese canon. O sí, sí lo es porque ellos siguen existiendo, pero ahora gracias a la tecnología, a las redes de contenido como Twitter y a la posibilidad de comentar y opinar lo que ocurre sobre la marcha cualquiera podrá decir... "¿Oigan están ustedes locos? ¡Que eso es un puto charco de pintura!", y claro, los habrá que se escandalicen y pongan el grito en el cielo y te llamen inculto, bárbaro y analfabeto. Pero del mismo modo, verás que muchos piensan como tú y son muchos, muchos más que los establecedores del canon. Y quizás por suerte, lo que es atractivo y bello no lo decida un subgrupo elitista nunca más, sino cada individuo en conexión con toda una comunidad global. Hay esperanza para que en el mundo digital que se nos viene encima, un simple Hashtag pueda cambiarlo todo.

Como nota final, dejo un video de Jacque Fresco, director del Proyecto Venus que, a mi forma de ver, tiene bastante que ver con todo esto. ¿Podrá la tecnología volver a hacer al hombre más humano? Lo veremos.

http://www.youtube.com/watch?v=3WcmwG29mGI

Filed under: Uncategorized 1 Comment
16Feb/112

Creatividad del Publico

¿Qué es una obra de arte? Una buena pregunta con múltiples respuestas, pero de la que hoy me interesa capturar una definición que escuché la semana pasada en una charla informal acerca de comunicación y arte. Decía aproximadamente que " una obra es un proxy, o representante, de una comunicación entre el autor y su público, una necesidad de expresarse". Lo cierto es que si se observa lo que podemos entender por artes como la pintura, la cocina o la literatura, esta definición tiene bastante sentido. Lo interesante de la conversación, y en lo que teníamos diferentes puntos de vista,  es que esta "comunicación" por lo general es unidireccional desde el autor al público y, aquí estaba la duda, es discutible hablar de comunicación cuando el flujo de información va en un sólo sentido. Ignorando el hecho de que una crítica o reseña sobre una obra podría considerarse como una comunicación en el sentido opuesto, mi opinión es que una comunicación unidireccional sin ningún tipo de respuesta es una comunicación igualmente y que, si nadie me escucha, mi intención de expresarme es suficiente.

Aunque no estábamos borrachos, es evidente que conversaciones metafísicas como ésta solo aparecen tras muchas horas de trabajo cuando el cerebro no está en un estado saludable y calmado, entiendo que la cosa parece un poco sin sentido. Igualmente, no es mi intención escribir un post a modo de conversación socrática, para que el que lea esto pegue cabezazos contra el monitor, así que voy al grano de lo que quiero comentar, que no es otra cosa que hablar de creatividad. Retomemos la unidireccionalidad de la comunicación Autor-Obra-Público. Supuestamente la creatividad está en el enlace Autor-Obra, es el estándar, pero... ¿siempre es así? Pienso que no.

Hablemos por ejemplo de productos meramente comerciales. El 4 de Noviembre de 2010, Microsoft lanzaba al mercado su nueva propuesta para el entretenimiento casero. El Kinect ofrecía al usuario una nueva forma de interactuar con la videoconsola XBOX360, proporcionando un sistema de cámaras tridimensionales capaz de reconocer los movimientos del jugador de una forma nunca vista hasta el momento. Ignorando, y es mucho ignorar, la técnica y creatividad del equipo de desarrollo para crear este producto, podríamos afirmar que no hay ningún arte en su diseño. Aunque yo discrepo totalmente, podríamos afirmar que no hay nada creativo ni humano en reunir un conjunto de distintas tecnologías y crear un nuevo dispositivo de entretenimiento con el único objetivo de ganar miles de millones de dólares en la que, a día de hoy, es la industria del entretenimiento que más dinero mueve en todo el mundo.

Un nuevo juguete para llenar las arcas de Microsoft. Podéis simplificarlo así. Supongamos que en este producto no hay arte, y está esperando en las estanterías de Walmart a ser comprado para ser devorado por los más pequeños, y no tanto, de la casa. Pero entonces, malditos seres humanos impredecibles, aparece la creatividad dónde menos se esperaba y comienza la que ha sido una de las actividades más asombrosas del último año. Para explicarla, pongámos una fecha. El 10 de Noviembre, seis días después de su lanzamiento en EEUU, el español Hector Martín anuncia el primer driver libre para controlar Kinect. Para los lectores menos técnicos, esto supone la posibilidad de usar el dispositivo para programarlo libremente, permitiendo al usuario crear lo que desea, más allá de los usos con los que Microsoft lo diseñó originalmente, que no eran otros que los de su utilización en los videojuegos de la consola.

Y es en estos "usos alternativos" donde nace la creatividad del usuario. Cientos de aficionados han comenzado a hacer sus pruebas y el dispositivo se ha convertido en una herramienta con la que crear, exponer e investigar. Desde departamentos de universidad locos por crear nuevas posibilidades de navegación de datos, hasta artistas de la decoración que recrean espacios imposibles con los que interactuar. Fanáticos de la Guerra de las Galaxias que luchan con su sable láser, ventrílocuos con puppets digitales, músicos con instrumentos invisibles. La imaginación del usuario, de repente, se encuentra un día con una  nueva forma de expresión con la que crear. ¿Qué saldrá de aquí? Es pronto para decirlo, pero lo que no deja de sorprender es como la creatividad explota en cuanto le das al artista una nueva herramienta. Al igual que ocurrió con la aparición de otras tecnologías que marcaron un punto de inflexión, como la visualización digital o internet, habrá quien se tome la revolución de Kinect como un juego. Por contra, habrá otros visionarios que a partir de ahora creen las bases de como interactuar con la cultura el día de mañana. Yo espero poder embarcarme en algún proyecto que me meta en este segundo grupo.

Es un mundo que surge del submundo hacker, de esa contracultura digital de la que ya hemos hablado en otras ocasiones y que se niega a hacer únicamente lo que los creadores le permiten. Las ansias de saber, de experimentar, de descubrir y de innovar han reinventado productos para darles usos extremos que hoy consideramos normales. Podría haber expuesto multitud de ejemplos como los modems, el software libre, Twitter o Tumblr. He escogido Kinect por su actualidad y porque la magnitud de posibilidades es fácil de ver un simple hecho. La propia Microsoft, lejos de censurar el "hackeo" de su dispositivo, se ha sumado al carro y está creando sus propias aplicaciones para plataformas distintas a la XBOX, como sus sistemas Windows.

Dejo algunos enlaces a demostraciones de cosas que ya se han hecho resaltando una cosa una última vez. La posibilidad de crear comenzó hace ahora 3 meses con el driver de Hector Martín. ¿Qué veremos en un año?

http://kinecthacks.net/

http://www.crunchgear.com/2010/12/07/videos-the-best-kinect-hacks-and-mods-one-month-in/

Filed under: Uncategorized 2 Comments
13Feb/111

Reprogramando el Lazarillo (Primera fase)

¿Reprogramando? ¿O simplemente programando? No lo tengo claro. El Lazarillo de Tormes es uno de esos libros que, al menos en España, todo el mundo conoce. Y si hay algo que quizás atrae de él especialmente, es que a pesar de ser conocido por todos, contiene numerosos misterios que, a día de hoy, siguen sin resolverse.

Sin duda, el que más tinta ha hecho correr es el de su autoría. A todos nos enseñaron de pequeños que se trata de una obra Anónima, pero eso no es suficiente. Hay que ponerle nombre al autor. Es una obra demasiado importante como para "dejarla coja" asumiendo que su autor es desconocido. Hay que llegar al fondo. Una serie de temas incómodos para la época --como el anticlericalismo, el nihilismo, la denuncia de la hipocresia latente en los códigos de honor... --, habrían provocado que el autor renunciara a dar su nombre por el miedo. Multiples investigadores desde el siglo XVI, han propuesto diferentes nombres basándose en hechos históricos o contrastando la obra con otras de la misma época, un trabajo que precisa de acceso a una gran fuente bibliográfica y un exhaustivo proceso de catalogación,  etiquetado y comparación... ¿O eso era antes? ¿Dispone el humanista digital de nuevas técnicas para llevar a cabo esta tarea? Mi opinión es que sí, y para demostrarlo voy a tratar de hacer un estudio distinto acerca de la autoría de El Lazarillo.

El proceso estará divido en dos fases: Recopilación y Análisis. En este post trataré de acercar la propuesta para la recopilación que estamos haciendo dentro del CulturePlex, y en un próximo capítulo el análisis.

Desde que empezamos con el curso del Humanista Digital, la idea de las redes de conocimiento ha estado siempre presente. En una etapa inicial del estudio, está claro que tenemos dos tipos fundamentales de nodo, Obra y Autor, y que están relacionados entre ellos. Si quisiéramos relacionar al Lazarillo con todos los posibles autores que se le han asociado a lo largo de la historia, podríamos tener un grafo como el siguiente:

Posibles autores de El Lazarillo

Una red pequeña y fácilmente entendible que se complica bastante si expandimos las obras destacables de cada autor:

Obras y autores relacionados con El Lazarillo

Si fuera posible reunir toda la información que aparece en el grafo anterior, y tener una herramienta para su procesado y visualización, podríamos plantearnos hacer un estudio de la autoría desde un nuevo punto de vista. Aquí entra la herramienta Sylva, que proporciona una base de datos en un sistema de red en lugar del clásico sistema relacional. Por lo tanto, una vez que estuvieran todos los datos en el sistema, habríamos reunido toda la información necesaria para este pequeño proyecto de investigación. Pero, ¿y si vamos más allá?

Datos en Sylva

Con todos los datos en Sylva tenemos las relaciones, podemos ver los enlaces entre distintas obras y el Lazarillo, así como las relaciones con los autores candidatos. Pero falta algo fundamental para hacer el estudio: los textos. El clásico humanista tendría que haber pasado varias tardes en la biblioteca recopilando todos los libros, cargándolos y hojeándolos en busca de las posibles palabras clave, de las citas, de los patrones comunes... ¿Qué podría hacer el humanista digital? Pues claramente, sería absurdo ignorar el tesoro que Google ha creado con su proyecto Google Books, una colección de libros digitalizados cuyo contenido está indexado por el motor de búsqueda y en el que se pueden hacer consultas de forma sencilla. El placer de solo tener que levantarse a por café.

Podemos consultar desde el propio Lazarillo, hasta la mayoría de las obras candidatas que hemos recopilado en la fase anterior. Tener todas las obras sería tan sencillo como crear una carpeta de Favoritos en el navegador e ir metiendo ahí todos los enlaces a los Google Books. ¿O podría ser aún más sencillo? ¿Por qué no tener todo centralizado en el mismo lugar? Sería genial poder tener dentro de la base de datos de Sylva los propios libros de forma que tuviéramos nuestra primera "Biblioteca en Red", pudiendo navegar por el sistema y consultando los libros al mismo tiempo, en la misma pantalla. Así que una vez que le vi el interés me puse manos a la obra y en menos de dos horas tenía una nueva versión de Sylva funcionando, donde puedes acceder a los libros desde la propia aplicación y añadirlos de forma sencilla.

Google Book embebido en Sylva

¿Por qué debería un humanista saber programar? Discutíamos hace un par de semanas. ¿Cuántas herramientas específicas habrán rondado las cabezas de muchos investigadores y ya estarían disponibles si hubieran tenido la formación para creárselas ellos mismos? Nadie tiene más idea de las herramientas necesarias en un campo que los expertos en ese campo.

Por supuesto, ya que estoy empezando a crear esta información, no tiene sentido que me la guarde para mí. Aquí tenéis algunos enlaces para adentraros en mi pequeña "Biblioteca Red"

http://sylva.testing.cultureplex.ca/1/node/20/

http://sylva.testing.cultureplex.ca/1/node/18/

Técnicas nuevas, estudios nuevos, problemas clásicos ¿A dónde nos llevará todo esto? ¿Serán las bibliotecas en red la nueva forma de acceder al conocimiento?

Filed under: Uncategorized 1 Comment
13Jan/112

El capitalismo informacional y Wikileaks

Con motivo de los debates del curso de El Humanista Digital que se imparte en la Universidad de Western Ontario por el profesor Juan Luis Suárez, hoy comentábamos los textos de Castells acerca del capitalismo informacional, y se lanzaba la pregunta de dónde encaja el fenómeno Wikileaks, de rabiosa actualidad en todo esto. Aquí va mi opinión.
El capitalismo informacional, en palabras de Castells, es el nuevo sistema tecnoeconómico que nace como consecuencia de la reestructuración necesaria del capitalismo más tradicional tras el proceso de crisis de los años setenta. Uno de los detonantes de esta reforma es la revolución tecnológica que no es entendible sin la repercusión en la sociedad actual que ha motivado Internet. Siguiendo su discurso, parece que el autor solo quiere mostrar la parte de la revolución que ha hecho que el orden del sistema se haya modificado, ordenando - si es un término correcto - las condiciones de su funcionamiento.
Sin embargo, el propio Castells en su exposición de los pasos tecnológicos que llevaron a la aparición de Internet escribe: “En paralelo a los esfuerzos del Pentágono y de importantes proyectos científicos por establecer unas normas de ‘uso aceptable’, en los Estados Unidos  se extendió una contracultura informática, muchas veces asociada intelectualmente a las secuelas de los movimientos de los años sesenta en su versión más libertario-utópica”. Por tanto, ya en los inicios de la “red de redes” los propios usuarios se rebelaron contra el orden establecido generando herramientas que les permitieron usar la red según sus necesidades, permitiendo un nuevo modo de comunicación y compartición de recursos no visto hasta entonces.
De estos movimientos surgen herramientas como el modem, que permitía la compartición de programas por vía telefónica, el protocolo XModem, que posibilitaba la transferencia de archivos sin pasar por un ordenador central, o Usenet, que daba voz a los usuarios mediante foros en los que se podía participar desde cualquier lugar con conexión a una línea telefónica. Pero si algo engrandece a toda esta tecnología son sus autores, los entusiastas de la computación, los hackers. Estos expertos tecnológicos no solo revolucionaron la contracultura con sus aportaciones sino que además, pusieron todo su trabajo libremente disponible para otros usuarios. Es, finalmente, esta filosofía hacker, consecuencia de los entusiastas coetáneos al capitalismo informacional, la que proporciona la aparición de nuevos movimientos como el software libre, el conocimiento colaborativo o, en el caso que nos atañe, el fenómeno Wikileaks.
Wikileaks es nuevamente la necesidad de unos entusiastas, en este caso del periodismo, de no seguir el “uso aceptable” establecido. Es un movimiento comprometido con proporcionar la información real que los Estados manejan para su propio beneficio y que ocultan al ciudadano. Nuevamente aparecen las palabras debatidas recientemente: individuo, ciudadano, Estado. Desde el enfoque humanista actual, pareciera que el individuo como tal, sin la pertenencia un Estado, grupo o comunidad superior, no existe. Se intuye que el capitalismo informacional olvida al indiviudo, y se centra en el auge de lo comunitario, en la perpetuación del sistema.
Sin embargo, pudiera ser que los entusiastas de la tecnología, o de cualquier otra rama de conocimiento, y los miembros de la contracultura, como los responsables del fenómeno Wikileaks, sean los únicos capaces de devolver al hombre su capacidad de hacer algo por si mismo, de escapar de la alienación de ser simplemente una pieza de un sistema, de creer lo que el Estado superior quiere que crea, de volver a ser, por fin, un individuo.
13Jan/111

Hello world!

Welcome to CulturePlex Blogs Network. This is your first post. Edit or delete it, then start blogging!

Filed under: Uncategorized 1 Comment
   
Skip to toolbar